Entrevista con Pilar Gónzalez de Frutos
Entrevista con Pilar Gónzalez de Frutos

“Somos la mayor plataforma de servicios del país”

Pilar González de Frutos asegura que los seguros de salud tienen muchas posibilidades de crecimiento y, ante los retos de futuro como el envejecimiento de la población, apuesta por la colaboración público-privada.

Pilar Maurell | Periodista

Pilar González de Frutos es presidenta de UNESPA desde 2003. Ratificada en mayo del 2019, este es su quinto mandato al frente de la patronal del sector de los seguros. Desde su puesto de dirección ha vivido una crisis financiera global, una pandemia mundial y la irrupción de las nuevas tecnologías en un sector que ha crecido año tras año.

¿Qué lugar ocupan los seguros de salud en el cómputo global?

Al cierre del primer trimestre, el seguro de salud ingresaba más de 2.700 millones de euros y desde luego es la segunda línea de negocio dentro del paquete de seguros no vida que más factura. Solo le supera el ramo de automóviles, que es de suscripción obligatoria.

¿El covid-19 y el aumento de las listas de espera en la sanidad pública han hecho aumentar las pólizas?

El seguro de salud lleva décadas con incrementos sostenidos, aunque la pandemia ha sido un acelerón adicional. Entre 2019 y 2021 el número de personas con seguro privado de salud se ha incrementado en casi un millón y actualmente hay en torno a 11,6 millones de asegurados. Creo que los seguros de salud no necesitan que la sanidad pública funcione mal para poderse desarrollar, los dos sistemas tienen mucho campo para crecer. Es verdad que el modelo del seguro de salud, en este momento, es algo que merece la aprobación por parte de los consumidores. Se trata de productos competitivos y asequibles, la oferta es muy amplia y variada, y tiene coberturas adicionales de las que no dispone el sistema público.

La transformación fundamental que se ha producido ha sido el cambio de un modelo indemnizatorio a otro de prestación de servicios

España ocupa el puesto número 15 entre los países europeos con más capilaridad de los seguros de salud. ¿Debemos seguir trabajando?

En España hay una densidad de aseguramiento bastante equilibrada con el nivel de desarrollo que tiene en toda la parte de protecciones de seguros distintos del de vida. Los españoles protegemos nuestro patrimonio, el coche, la casa o los negocios de una forma muy parecida a como lo hacen los conciudadanos europeos. Donde hay una gran diferencia es en el ramo de vida, ahí estamos muy por detrás de la acumulación de ahorro para la jubilación que tienen nuestros colegas franceses o alemanes. Creo que esto es así porque no hemos desplegado las medidas necesarias para promover esta previsión social complementaria como sí han hecho estos otros países. Esto, visto desde el prisma positivo que es como a mí me gusta ver las cosas, significa que todavía tenemos grandes posibilidades de crecimiento. En cuanto a seguros de salud, no se puede comparar el caso español con otros europeos, porque los modelos sanitarios son distintos en cada uno de los países.

Y los seguros permiten ahorrar a la salud púbica.

Cada vez que un asegurado utiliza su seguro privado, está evitando una tensión en la parte del servicio público y esto es un ahorro de costes bastante importante o, al menos, una mejora en la calidad asistencial de la pública, que puede prestar su servicio porque tiene menos presión. Por otro lado, creo que la atención que el sector asegurador ha prestado durante la pandemia ha sido un buen ejemplo de cuán efectivamente pueden colaborar los dos sistemas. Ha atendido a todos los pacientes con covid-19, ha hecho millones de pruebas de PCR para sus clientes y, desde luego, ha hecho una contribución muy estimable al sistema público de salud.

¿Cuáles son los desafíos a los que se enfrenta el sector?

La digitalización está impactando cada vez más en la forma que tenemos de relacionarnos con los clientes y en poder ajustar la oferta a sus necesidades. En el ámbito del seguro, que es fundamentalmente prestador de servicio, cada vez habrá mayor penetración de la digitalización. La sostenibilidad es otra parte fundamental de la gestión de las empresas y mucho más en las compañías de seguros porque somos una industria que tiene un interés especial en el largo plazo. Y en cuanto al envejecimiento demográfico, creo que aquí claramente el seguro puede aparecer como un aliado de los poderes públicos para atender las necesidades de futuro. Creo que en este sentido es imprescindible la construcción de alianzas público-privadas para lograr una mejor eficiencia en la prestación de servicios cada vez más frecuentes, derivados del envejecimiento poblacional.

UNESPA trabaja desde 1977 para defender los intereses del sector. ¿Cómo han evolucionado los seguros?

Creo que la transformación fundamental que se ha producido en los últimos 40 años ha sido el cambio de un modelo indemnizatorio a otro de prestación de servicios. Antes, cuando un asegurado tenía un problema, la compañía lo valoraba, extendía un cheque y el cliente debía ocuparse del resto. Ahora, podemos llamar a la compañía para que lo solucione todo. Es un cambio que se produjo hace décadas, pero que nos permite afirmar que somos la mayor plataforma de servicios que existe en nuestro país. Prestamos servicios en áreas tan diversas como el automóvil, el hogar, el comercio, la industria, la salud o los decesos. Es verdad que las necesidades han cambiado y que hay cosas que probablemente han ido evolucionando más deprisa que otras. Incluso algunas deberían haber evolucionado y no lo han hecho, por ejemplo, en el sector asegurador aspiramos a tener un supervisor independiente como ocurre con la banca. Venimos reclamándolo hace años y no lo hemos conseguido. Debo decir que es un sector tremendamente dinámico en el que, cada vez que aparece un riesgo nuevo, lo analiza y, progresivamente, va otorgándole cobertura. Mientras existan riesgos en nuestras vidas, tendremos al sector asegurador allí para darnos cobertura.

¿Cómo está afectando al sector la entrada de nuevas tecnologías?

Coincidiendo con el final del confinamiento, empezamos un estudio sobre cómo había cambiado la percepción de los clientes en relación con nuestra actividad. Los consumidores nos piden una mayor implicación en la reconstrucción y mayor transparencia para generar confianza. Los asegurados también desean proteger su salud de una forma accesible e integral, y quieren tener la posibilidad de diseñar sus propios productos y que sean modulables. En el caso del ahorro, quieren que les ayudemos a superar la incertidumbre económica, y en el ámbito de las prestaciones, cada vez buscan que haya cobertura plena para toda la familia. En cuanto a las nuevas tecnologías, se valoran muy bien, pero el estudio nos indicó que los usuarios se muestran cada vez más recelosos a ceder sus datos a terceros. Y lo último que nos dijeron es que, aunque la comunicación digital les puede ayudar mucho, no quieren perder el contacto personal. La confianza la siguen depositando en un contacto personal. Para nosotros estas son lecciones muy importantes porque, a partir de estos puntos, podemos diseñar nuestros planes de negocio.

 

Pilar González de Frutos

Pilar González de Frutos (Navares de Ayuso, Segovia, 1956) fue ratificada como presidenta de UNESPA por quinta vez en 2019. Es licenciada en Derecho por la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) e inspectora de seguros del Estado excedente. A lo largo de su trayectoria profesional ha sido directora de operaciones del Consorcio de Compensación de Seguros (1988-1997), directora general de Seguros (1997-2002) y, desde 2003, ocupa el puesto de presidenta de UNESPA.