Dr. Juan José Oñoro, jefe de Medicina Interna del Hospital HLA Universitario Moncloa
Dr. Juan José Oñoro, jefe de Medicina Interna del Hospital HLA Universitario Moncloa, en Madrid

“Debíamos garantizar una asistencia de calidad a todos nuestros pacientes”

Durante la pandemia, cambiaron por completo el hospital y duplicaron las camas de UCI para atender a los pacientes más graves. Ahora vuelven a la normalidad asistencial, pero siguen en alerta para adaptarse a todos los escenarios.

El Hospital HLA Universitario Moncloa atendió a unos 2.000 pacientes afectados o con sospecha de coronavirus, de los cuales más de 600 requirieron hospitalización y en torno a 40 ingresaron en la UCI. Pero como explica el doctor Juan José Oñoro, jefe de Medicina Interna del hospital, “las cifras en frío no dicen nada, lo más difícil fue atender a un volumen tan alto de pacientes en un espacio de tiempo tan corto”. 

Tras detectarse los primeros casos del Covid-19 en China, el equipo del hospital ya se preparó para hacer frente a los posibles contagios. Y “cuando empezaron a ingresar los primeros pacientes en nuestro hospital se creó rápidamente la llamada Comisión Covid-19, en la que estaban representados todos los servicios, coordinados por la dirección médica, con reuniones diarias para abordar la situación y poder dar respuesta precoz a todas las necesidades”, señala. 

Los retos

Los contagios en Madrid se multiplicaban y el hospital tuvo que dar una respuesta muy rápida a la crisis. “Tuvimos que aprender rápidamente todo lo posible sobre una nueva enfermedad. A diario nos llegaban noticias nuevas sobre ella y debíamos intentar estar al día”, recuerda Oñoro. “Otro reto fue preparar el hospital para esta nueva situación, tanto desde el punto de vista de infraestructura como de material y de personal. Y, por último, y lo más importante, debíamos garantizar una asistencia de calidad a todos nuestros pacientes”, destaca. 

Para ello, tuvieron que habilitar todos los espacios disponibles para la atención a los enfermos y diseñar los circuitos y protocolos necesarios para su atención. Y “en cuanto mi servicio, la UCI, tuvimos que duplicar las camas existentes con la dificultad que esto conlleva, dotándolas de equipos y el personal necesario”. Ante una situación tan compleja, Oroño destaca a los profesionales del hospital cuyo papel “ha sido vital”, porque “no son suficientes los protocolos y la previsión. Si no existe un compromiso personal para trabajar en equipo, no sirve para nada. Aunque conozco al personal del hospital desde hace muchos años, me ha sorprendido su entrega, no solamente desde el punto de vista profesional sino también humano”. 

La desescalada 

Tras pasar los peores meses de pandemia, el hospital está inmerso en una vuelta a la normalidad asistencial, pero sigue en alerta. “Hay que adaptarse a todos los escenarios posibles, pero tras la experiencia acumulada se han establecido planes de contingencia en todos los servicios para intentar estar lo mejor preparados y para cualquier situación. En varias unidades se ha diseñado un plan de elasticidad para crecer al máximo posible y después volver a la normalidad cuando sea necesario”.

Y en cuanto a las lecciones de la pandemia, han sido muchas. “Hemos aprendido de una nueva enfermedad en un periodo corto de tiempo, con la dificultad de adaptarnos a ella para la toma de decisiones. También la importancia de la prevención y la formación, y que debemos estar preparados para nuevos retos”.

 

¿Quién es? 

Dr. Juan José Oñoro. Especialista en medicina intensiva, es el jefe de Medicina Interna del Hospital HLA Universitario Moncloa (Madrid).