Natàlia Mimó, supervisora de enfermería de la unidad medicoquirúrgica del Hospital de Barcelona
Natàlia Mimó, supervisora de enfermería de la unidad medicoquirúrgica del Hospital de Barcelona.

“Se han dejado de lado las individualidades y todos hemos sumado”

Todos los profesionales del Hospital de Barcelona han trabajado intensamente para hacer frente a la crisis sanitaria. Natàlia Mimó es supervisora de enfermería de la unidad medicoquirúrgica del Hospital de Barcelona y estuvo en primera línea en la lucha contra el Covid-19. Reconoce que no tiene miedo al coronavirus, “personalmente el miedo me paraliza y ahora estamos en un momento de actuar”, asegura. Sí que afirma “que me preocupo por los pacientes, sus familias, la mía propia, por los compañeros de trabajo y los amigos. Estamos ante una enfermedad poco conocida y, por lo tanto, tienes la incertidumbre de cómo irá evolucionando todo”. 

Las emociones

A Mimó le preocupan los pacientes porque su “situación es muy complicada. Normalmente presentan unos ingresos muy largos y están solos en las habitaciones, sin la compañía de los familiares más próximos. Muchos de ellos tienen miedo, angustia, dificultad para dormir. Aspectos que trabajamos día a día con todo el equipo para minimizarlos”. Porque, según Mimó, “la gestión de las emociones es fundamental en estos casos”. 

En cuanto a la contención de la pandemia, afirma que el confinamiento de la población a raíz del estado de alarma ha sido clave. “Ha disminuido el número de contagios, que se producía de una manera muy exponencial con el riesgo de saturar el sistema sanitario”, reconoce la experta. También ha sido destacable el trabajo que se ha hecho desde la atención primaria. “Estoy convencida de que ha hecho un gran trabajo a la hora de vehicular a los pacientes a los hospitales. En nuestro caso, Assistència Sanitària ha puesto a disposición de toda la ciudadanía un teléfono de consulta gratuita para orientar y resolver dudas sobre el Covid-19. Nuestros pacientes han hecho un buen uso del Servicio de Urgencias del hospital y, además, se ha habilitado un servicio de seguimiento telefónico para todos los pacientes que presentaban síntomas compatibles con el Covid-19 y que estaban en sus domicilios o no requerían de ingreso hospitalario”.

Y ante las muestras de reconocimiento y solidaridad de la población a los sanitarios, las agradece y asegura que la vocación de su profesión es la misma: cuidar a los pacientes. “Hemos transformado nuestros hospitales y estamos focalizados en combatir prácticamente una enfermedad, pero la esencia sigue siendo cuidar”. La pandemia también ha modificado la manera de trabajar, “ahora lo hacemos en equipo, se han dejado de lado las individualidades y todos hemos sumado”.

Precisamente, el personal sanitario ha sido uno de los que más casos ha tenido de Covid-19, algo que no les ha detenido. “Estamos en primera línea y, por lo tanto, tenemos un mayor riesgo de contagio. Para eso tenemos los equipos de protección individual (EPI) y las medidas higiénicas universales”. En este sentido, desde el Hospital de Barcelona “se ha trabajado intensamente para tener todo el material para los pacientes y para que los profesionales pudiéramos trabajar con seguridad”.

¿Quién es? 

Natàlia Mimó es supervisora de enfermería de la unidad medicoquirúrgica del Hospital de Barcelona.