¡3,2,1… el deporte es vida!
Medicina deportiva

¡3,2,1… el deporte es vida!

La Organización Mundial de la Salud recomienda realizar, al menos, dos horas de ejercicio físico a la semana para mantener una vida sana. En España, las cifras son muy positivas: el 46% de la población hace algún tipo de deporte de manera regular. Los deportistas aficionados están revolucionando una industria que pone el foco en la prevención y en la salud de todos.

Ángela Zorrilla | Periodista

Durante la pandemia se han vivido situaciones muy extremas en el sector del deporte. Los centros deportivos y las competiciones profesionales sufrieron mucho. Por el contrario, parte de la población que no practicaba ninguna actividad descubrió en el ejercicio físico una vía de escape llena de beneficios para la salud, no solo física sino también mental. Por eso, el deporte aficionado está aumentando considerablemente desde hace unos años. Caminar, correr o montar en bicicleta fueron las actividades que consiguieron aficionar a más españoles tras la desescalada inicial en primavera del 2020, según un informe de Ipsos.

El deporte es vida

En 2010, solo un 28,8% de las mujeres españolas practicaba algún deporte. Hoy día lo hacen más de un 42%

Los deportistas aficionados están suponiendo una auténtica revolución en un sector que mueve anualmente cerca de 15.000 millones de euros, según el Instituto Nacional de Estadística. Y esta industria ha encontrado una clara aliada: la mujer. En 2010, solo un 28,8% de las mujeres españolas practicaba algún deporte. Hoy día, lo hacen más de un 42%. Esto supone, además, que el gasto en artículos o servicios deportivos ha aumentado hasta 1.441 millones de euros al año, según la Encuesta de Hábitos Deportivos del Ministerio de Cultura y Deporte. Este mismo informe confirma que el deporte en casa es más que una tendencia. Consecuencia inevitable de la crisis del covid-19, practicar ejercicio en casa es actualmente la principal opción para más de un 36% de los españoles que buscan mantenerse en forma. En el último año también se ha observado que los deportistas aficionados prefieren entrenar al aire libre siempre que puedan.

Lesiones al entrenar

En esta nueva tendencia, existe cierto riesgo de lesión, por ejemplo por sobresfuerzo o sobrecarga. Para ello, es importante usar el equipamiento correcto, aumentar el ritmo o la intensidad del ejercicio de forma gradual o modificar las rutinas según el estado físico. Estas lesiones pueden conllevar hematomas, hinchazón, pérdida de movimiento o hipersensibilidad en la zona, que se traducen en  contratiempos como dolor de espalda, roturas de fibras o tendinitis. Para evitarlos y combatirlos es aconsejable hablar con un médico deportivo que puede ayudar a la persona a escuchar su cuerpo y a adoptar el mejor ritmo para su práctica deportiva.

Deporte como prevención

Por lo tanto, los nuevos hábitos deportivos han llegado para quedarse. Más allá de moverse, seguir unos hábitos saludables y evitar el sedentarismo, el deporte es también para muchos una forma de prevenir y evitar futuras lesiones. De hecho, en las personas mayores, el ejercicio llega a aliviar algunas enfermedades como la diabetes o la hipertensión. Pero no solo el deporte es buena acción preventiva en este colectivo. El  ejercicio físico aumenta la flexibilidad, fortalece los músculos y mantiene los huesos, además de regular la presión arterial o el ritmo intestinal independientemente de la edad.